radiadores de bajo consumo

¿Son realmente eficientes los radiadores de bajo consumo? Hoy desde e-tuyo hablaremos sobre las ventajas e inconvenientes de tener un radiador de aceite o eléctrico en casa. Primero establezcamos las diferencias entre éstos.

Los Radiadores eléctricos cuentan con la ventaja de que no necesitas realizar ninguna instalación para poder hacer uso de él. Basta con conectarlo a la corriente eléctrico y lo mejor de todo es que muchos de ellos poseen ruedas; lo que permite que sea fácil trasladarlo. Existen radiadores eléctricos analógicos (poseen una especie de rueda que al girarse gradúa la temperatura) y digitales (poseen un display digital para elegir el programa de temperatura). Otra característica importante es que a penas se enchufa empieza a calentar el ambiente.

Los radiadores de aceite también funcionan a través de la electricidad, la diferencia radica en que en vez de aire contienen un fluido aceitoso que al evaporarse calienta el espacio. Además este aceite nunca se quema por lo tanto no existe necesidad de cambiarlo con el tiempo. Una desventaja respecto a los radiadores eléctricos es que no funcionan de inmediato, es decir se debe esperar un tiempo de 30 a 45 minutos aproximadamente para que empiecen a hacer efecto. Sin embargo, una vez desconectado el radiador sigue funcionando debido a que el aceite caliente tarda en enfriarse el mismo tiempo.

¿Entonces qué radiadores consumen menos energía?

La respuesta es que no existen diferencias en consumo energético entre radiadores de aceite o eléctricos, sino entre modelos de radiadores. Esto se debe a que el gasto enérgetico que hacen para irradiar calor está condicionado por el tiempo en que éste actúa; esto quiere decir que si consumen 2Kw de electricidad producirán 2Kw de calor, por ende el consumo es igual. Se podría considerar que la verdadera diferencia entre los distintos modelos de radiadores que existen en el mercado radica en su diseño, capacidad para disipar el aire caliente dentro de todo el espacio que deseamos templar. Además ten en consideración que para calentar cada m2 se requiere 100W. Es decir si deseas dar calor a una habitación de 15m2 un radiador con una potencia de 1500W ya te iría bien.

Teniendo en cuenta esto es preferible que compres un radiador cuya  potencia sea suficiente para calentar el lugar que deseas, sin dejarte llevar por aquellos que se dicen de “bajo consumo”, y en realidad gastan igual o más energía. Evalúa eficiencia  – precio, y encuentra el radiador ideal para calentarte este invierno haciendo click aquí.