Llega el ‘apagón’ y la TDT se expande

El ‘apagado’ de los centros emisores más grandes de la última fase de la TDT comienza el próximo 17 en Santander. El ‘apagón analógico’ coincidirá en Madrid, Barcelona y Sevilla el 30 de marzo.

   El ‘apagado’ de los centros emisores más grandes de la última fase del Plan Nacional de Transición a la TDT comenzará el próximo 17 de marzo en Santander, y continuará en Pancorbo (Brugos) el 22 de marzo; en Inoges-sediles (Zaragoza), Logroño, Carrscoy (Murcia) y Jaizquibel (Guipúzcoa), el 23 de marzo; en Jerez de la Frontera, Arguis (Huesca) y Aitana (Alicante), el 24 de marzo; en Javalambre (Teruel), Torrente (Valencia) y Archanda (Bilbao), el 25 de marzo; y en Ávila, el 26 de marzo.

   Tras estos centros, el proceso de ‘apagado’ seguirá en Mijas (Málaga), Burgos, Chinchilla (Albacete) y Lérida norte el 29 de marzo; mientras que ya el 30 de marzo la señal analógica desaparecerá en Córdoba, Guadalcanal (Sevilla), Parapanda, Sierra Almadén, Valencina de la Concepción (Sevilla), La Mancha, Collserola (Barcelona), Montánchez (Cáceres) y Torrespaña (Madrid).

   De esta forma, las ciudades más grandes, como Madrid, Barcelona y Sevilla, ‘apagarán’ la señal analógica definitivamente el 30 de marzo, aunque ya desde el miércoles, 10 de marzo, empezará a dejarse de ver la televisión analógica en algunos de los municipios de sus alrededores, según explicó hoy el secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Francisco Ros.

   En rueda de prensa en Madrid, Ros indicó que el ‘apagón’ del 30 de marzo, uno de los últimos, afectará a 16,5 millones de personas de 10 proyectos e implicará que grandes centros emisores como Torrespaña (Madrid), Valencina de la Concepción (Sevilla) y Collserola (Barcelona), entre otros, dejen de emitir para siempre en analógico.

   Así, los municipios incluidos en la última fase del Plan Nacional de Transición a la TDT se ‘apagarán’ completamente en tres fechas clave: del  17 de marzo al 29 de marzo, cuando 11 millones de ciudadanos de 17 proyectos dejarán de ver la señal analógica; el 30 de marzo y el 2 de abril, cuando se producirá el último ‘apagón’, que afectará a 3,8 millones de personas de 6 proyectos.

Los últimos en “apagarse”

   Este ‘apagón’ será el más grande en cuanto a la densidad de las ciudades que se verán afectadas, pero, cuando se haya producido, todavía quedarán algunos municipios en Asturias, Castilla y Leon, Islas Canarias y Galicia que verán la televisión en analógico. Es el caso de los municipios que reciben la señal de Gamoniteiro (Asturias), Matadeón (León), Peña de Francia (Salamanca), Domayo (Pontevedra), Páramo (Lugo) e Izaña (Tenerife) que ‘apagarán’ la señal analógica el 2 de abril.

   “La mayoría de los ciudadanos no se van a enterar”, señaló Ros, quien indicó que, según los indicadores desarrollados por el Ministerio de Industria, el 90,5 por ciento de los hogares españoles ya acceden a los canales de la nueva televisión digital, y el 93 por ciento ya ha adaptado su antena para recibir la señal digital. En la actualidad, se ha completado el proceso de transición a la TDT en cerca de 3.900 municipios, lo que supone que el 48 por ciento de los municipios reciben únicamente la señal analógica.

   En este sentido, el secretario de Estado se mostró convencido de que “solamente los retrasados” en prepararse para el apagón “se van a enterar” de esta última fase del Plan Nacional de Transición a la TDT que empieza el miércoles. No obstante, hizo un llamamiento para que no cunda el “pánico” en las personas que todavía no se han preparado, ya que “lo más que puede pasar es que se queden algún día sin ver la televisión” y “no es irremediable” porque basta con adaptar la antena o comprarse un descodificador, según cual sea el problema.

   En relación a la cuota de pantalla de la televisión digital, apuntó que ya alcanza valores del 61,4 por ciento y supera a la de la televisión analógica en 44 puntos (17,4%). Respecto al mes de marzo de 2008, este indicador se ha incrementado en 35 puntos, por lo que Ros subrayó que “la gran mayoría” de ciudadanos “ya está” en la TDT, y el apagado no les va a afectar.

280 millones puestos en el plan

   Cuando el próximo 2 de abril desaparezca la señal analógica, el proceso de transición habrá costado 60 millones en subvenciones a las comunidades autónomas para extender la cobertura, otros 60 millones de euros en campañas de comunicación y reuniones informativas y 160 millones en créditos blandos también para las autonomías para el despliegue de la red, según los datos desgranados por Ros. En total, 280 millones de euros invertidos en la transición de analógico a digital.

   En total, la conversión de analógico a digital ha movilizado 12.000 millones de euros y ha generado 40.000 empleos directos. Asimismo, según destacó Ros, actualmente hay 10.000 “empresas activas” en el sector y la tecnología desarrollada por empresas españolas para la implantación de la TDT, como los descodificadores adaptados a personas con alguna discapacidad, “se está instalando en más de 30 países de todo el mundo”.

   Desde que comenzó la transición, a finales de 2004, se han digitalizado 4.700 centros de difusión, se han adaptado las antenas de 1,2 millones de edificios, se han visitado a 3.300 municipios para informarles del ‘apagón’ y se han repartido 9,5 millones de folletos informativos. Además, se han realizado 7 campañas informativas en la televisión y 20.000 inserciones en medios locales.

Notable alto a la TDT

   Por otro lado, Ros indicó que, de acuerdo a una encuesta realizada en la primera quincena de febrero, el nivel de satisfacción de los ciudadanos con la nueva tecnología es de “notable alto” (6,9 sobre 10), un grado de satisfacción que “ha ido subiendo” con el tiempo desde que empezaron los ‘apagados’. Así, el 87,6 por ciento opina que la TDT es igual o mejor que la televisión analógica y el 82 por ciento considera que el cambio ha sido fácil o muy fácil.

   Sobre las “zonas de sombra” o lo que es lo mismo, aquellos municipios a los que no llega la señal digital, el secretario de Estado aseguró que, en realidad, “no hay zonas de sombra”, ya que esas poblaciones reciben la televisión mediante satélite y en algunos casos, se trata de personas que “no quieren” ver la televisión, apostilló Ros. Hasta ahora se han instalado alrededor de 5.000 centros para recibir la señal del satélite en “zonas de sombra”.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*