Información para mejorar el lavado de tus prendas

– Clasifique la ropa:  Separe la ropa en función de la suciedad en ropa sucia y ropa poco sucia. También es aconsejable lavar por separado las prendas de colores blancos o claros de las de colores oscuros. Es recomendable que seleccione la ropa en función de tipo de tejido (algodón, lana, seda, sintéticos, etc. ) para luego ajustar mejor el programa de lavado adecuado.

– Preste atención a las etiquetas de la ropa, en nuestra sección de símbolos de lavado encontrará el significado de los más frecuentes.

– De todos los programas de lavado escoja el que más se ajuste al tipo de prenda que va a lavar, tenga siempre en cuenta que el centrifugado y la temperatura han de ser adecuados.

– Dosifique el detergente de forma adecuada.  Añadir mucha cantidad de detergentes en la colada estropea la ropa, daña el medio ambiente y puede dejar manchas en la ropa.

– El agua y la cal:  Cuanto más alto sea el contenido en cal (agua dura) del agua utilizada para el lavado más cantidad de jabón necesitará ya que la cal neutraliza parte del detergente. Revise las indicaciones del fabricante para una buena dosificación.

– La cal y su lavadora:  También por el efecto de la cal y si usted no lava con agua fría, pueden aparecer incrustaciones calcáreas en su lavadora llegándola a estropear.

– Anticales:  Antes de utilizar estos productos químicos para neutralizar la cal le aconsejamos tenga en cuenta los siguientes puntos:

  1. Valore el coste de los anticales a lo largo de los años y el coste de una nueva lavadora, puede que le convenga comprar una lavadora nueva antes que gastar dinero en anticales.
  2. Si usted lava siempre con agua fría la ropa, la cal apenas se incrusta en la lavadora. En este caso puede que no tenga que utilizar anticales y su lavadora seguramente se estropeará antes por el desgaste normal de sus componentes que por el efecto de la cal.
  3. Si prefiere el uso de anticales, piense primero en instalar un descalcificador que le proporcione agua descalcificada en toda la vivienda, elementos más sensibles a la cal que la lavadora, como son los calentadores o calderas de calefacción lo agradecerán. Instale un descalcificador de resinas iónicas, (de los que necesitan sal para funcionar). Desconfíe de los sistemas  milagro que funcionan con imanes NO ELIMINAN LA CAL DEL AGUA y sus efectos desincrustantes dejan mucho que desear.
     

– El llenado de la lavadora:  Un exceso de carga puede hacer que la ropa no quede limpia, en cambio poner en marcha la  lavadora con poca ropa hace que malgaste agua y energía de forma  innecesaria. Preste siempre atención a las instrucciones del fabricante de la lavadora.

– El secado:  Una vez termine el lavado, saque la ropa de la lavadora lo antes posible para que no aparezcan olores en las prendas y deje que se sequen en un lugar adecuado, donde no estén expuestas directamente al Sol ya que los colores se podrían dañar.

– El planchado:  También tendrá que fijarse en la etiqueta de cada prenda y seguir las instrucciones del fabricante, es fundamental que escoja la temperatura adecuada para cada prenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*